" /> Comprobar registro marca y consultar una patente

Consultar marca registrada

 
Las marcas forman parte de nuestro día a día. Utilizamos marcas en cada actividad que realizamos, desde que nos levantamos y nos lavamos los dientes hasta que nos compramos un coche o vamos al supermercado… Seguro que de cada producto o servicio se nos vienen miles de marcas a la cabeza. Entonces, ¿Cómo es posible saber si una marca está registrada?

De hecho, si estamos pensando en crear nuestro propio negocio, realizar una inversión o crear nuestra propia marca, debemos realizar un estudio de mercado para asegurar nuestro proyecto. De esta manera, saber si nuestra futura marca se puede registrar es uno de los requisitos imprescindibles para que nuestro proyecto tenga éxito.

Para comenzar, tenemos que saber que el consumidor es el destinatario de la marca. Por tanto, cada marca se creará de manera que sea reconocida fácilmente  por el consumidor. Sin embargo, es imposible conocer todas las marcas que existen y cuál es su protección. Por consiguiente, si necesitamos información sobre las marcas registradas en el mercado existen diferentes herramientas, que debemos conocer.
 

Dónde puedo consultar una patente

 
En primer lugar, el buscador más utilizado por profesionales de la Propiedad Industrial es TMView. Este buscador se encarga de comparar datos en toda la Unión Europea y otros países. Además, entre sus criterios de búsqueda cuenta con la posibilidad de elegir un territorio o una oficina de marcas determinada.

Asimismo, la búsqueda puede ser clasificada mediante la elección de determinados productos y servicios. La gran posibilidad de este buscador sobre otros existentes, es que muestra información de todos los países del mundo.

En segundo lugar, la Oficina Española de Patentes y Marcas tiene su propio buscador. Se trata de un buscador por denominaciones. Se permite buscar Marcas Nacionales e Internacionales por su denominación. Este buscador es el conocido como MARCATHLON.

En este caso, provee un localizador de marcas nacionales y un localizador de marcas internacionales con efecto en España. Además, facilita un enlace al  localizador de marcas de la Unión Europea. Asimismo, la Oficina Española de Patentes y Marcas cuenta con un buscador que permite buscar marcas nacionales e internacionales por elementos figurativos.

Por otro lado, existe la posibilidad de que una marca esté registrada en toda la Unión Europea, siendo esta una de las posibilidades más atractivas para participar en el mercado europeo, ya que incluye multitud de países sin que sea necesario un registro individual en cada uno de ellos.

Por tanto, si estamos pensando en registrar una marca en más de un país de la Unión Europea, es posible que la mejor opción sea una marca europea que engloba a todos los estados miembros. Por supuesto, la EUIPO también nos proporciona su propio motor de búsqueda, donde además encontraremos mucha más información sobre este tema.

Además, a nivel mundial contamos con la WIPO, conocida en España como Oficina Mundial de Patentes y Marcas (OMPI). La WIPO presta multitud de servicios de Propiedad Industrial e Intelectual, de hecho  animan a las personas y las empresas a innovar y crear. Se caracteriza por ser una ventanilla única para los servicios mundiales de Propiedad Industrial. También ofrece un buen sistema de búsqueda de marcas a nivel internacional que facilita mucho las búsquedas.
 

Cuestiones a tener en cuenta al realizar una búsqueda

 
Sin embargo, aunque esta información esté al alcance de cualquier persona, solo un experto en propiedad industrial sabrá interpretarla correctamente. Se trata de conocer también para que productos y servicios se encuentra registrada, en qué países tiene validez, cuál es la duración de la marca, entre otros detalles.

Además, existen otros inconvenientes a tener en cuenta, aunque actualmente tengamos estas herramientas, debemos saber que no nos muestran toda la información que necesitamos para registrar nuestra marca con éxito. Es decir, existen riesgos que solo un experto puede conocer.

Por ejemplo, es necesario tener siempre en cuenta a la hora de registrar una marca las similitudes con otras existentes, ya que la mayoría de dichos buscadores solo son capaces de reconocer la identidad. De hecho, la mayoría de problemas para registrar una marca provienen de propietarios de marcas anteriores, que entienden que nuevas marcas se asemejan a las suyas propias y presentan oposiciones contra el registro de nuestra marca, dificultando el procedimiento.

Algunos de los factores a tener en cuenta al utilizar estas herramientas es que en ningún caso tendremos información sobre todas las marcas que pueden entrar en conflicto con nuestra solicitud. De hecho, las marcas no publicadas no aparecen en estos buscadores, incluso marcas anteriores que tengan derecho de prioridad extranjera pasarán desapercibidas en dichas bases de datos.

Por lo tanto, desde Garrido y Doñaque recomendamos a nuestros clientes que hagan un primer estudio de viabilidad para conocer si la denominación principal de la marca que desea registrar está libre. Pero, será un profesional de la Propiedad Industrial el que conozca los datos necesarios para confirmar la viabilidad de la marca, puesto que existen otros muchos factores a tener en cuenta.
 

Consultar una patente

 
Por otro lado, nuestros clientes deben saber que una marca tiene una vida de diez años desde que se registra, teniendo que ser renovada cada diez años, para que siga teniendo validez. De esta manera, es posible que existan marcas registradas, que no tienen un uso real, por ejemplo porque su propietario ha suspendido el proyecto o ha cerrado el negocio.

Por tanto, aunque esa marca esté registrada, podrá ser objeto de caducidad si se comprueba que no existe un uso real de la misma durante un plazo de 5 años consecutivos.

En cuanto a las marcas denominativas, hay que realizar un estudio pormenorizado de marcas competentes existentes. No solo porque una denominación no esté registrada de idéntica forma significa que puede ser registrada. Actualmente, la legislación establece que debe existir una determinadas diferencias gráficas, fonéticas y conceptuales, respecto de las existentes, para que una marca pueda ser registrada.

Sobre todo, es muy importante recordar que nuestra marca debe gozar de la suficiente distintividad para ser reconocida en el mercado. Esto quiere decir que no puede existir una semejanza con otra marca anterior en los aspectos antes mencionados. Además, si existe una marca anterior que se asemeje a la nuestra, esta tiene la posibilidad de iniciar una oposición contra nuestra marca, de manera que paralice nuestro registro, con todo lo que eso conlleva, arriesgándonos en este sentido a perder la exclusividad de nuestra denominación.

Con respecto a al territorio en el que debe registrarse una marca, será necesario tener claras las aspiraciones de nuestro proyecto. Por lo general, las pequeñas empresas comienzan registrando la marca en su país de origen, pudiendo expandirse a Europa en un futuro próximo o a otros países. Se trata de garantizar el uso exclusivo de la marca en el territorio en el que vamos a desarrollar nuestro proyecto.

Seguidamente, se debe estudiar qué productos y servicios serán incluidos en nuestra solicitud. Igualmente, un profesional en la materia será aquel que es capaz de asesorar al cliente en la correcta definición de sus productos, ya que esta será uno de los pasos más importantes a tener en cuenta frente a la protección contra competidores. De esta manera, un buen profesional sabrá reconocer cual es la clase de productos que más se adecúa a nuestro producto,  la mejor forma de definirlo y además, si es necesario añadir otra clase de productos a la solicitud.

En este caso, hay que tener en cuenta que pueden existir marcas iguales para productos muy diferentes y sin embargo coexistir en el mercado. Por tanto, un profesional en la materia es aquel que sabrá especificar qué productos o servicios pueden colisionar en el mercado o sin embargo, cuales se asemejan a marcas anteriores.

Por lo general, se recomienda proteger una marca siempre, puesto que da una seguridad al proyecto, frente a posibles competidores o personas que quieran aprovecharse de nuestra inversión. Por tanto, siempre se aconsejará al cliente realizar el registro de su marca, para que cuente con la exclusividad y el reconocimiento de la misma en el mercado. De hecho, para que un proyecto funcione y evolucione, llevar a cabo una correcta protección de su cartera de intangibles, será uno de los principales factores para garantizar el éxito del mismo.