¿CÓMO REGISTRAR UNA MARCA EUROPEA?

marca europea

En el ámbito de la Unión Europea, el derecho de protección que confiere el registro de una marca comunitaria se ha garantizado a través de un sistema de protección unitario. Es decir, con el registro de marca europea ese derecho de protección se extiende a todos los países de la UE a través de un procedimiento único.

La Oficina competente para esta clase de registros es la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea, con sede en Alicante.

En la actualidad, es el Reglamento (UE) 2017/1001 del Parlamento Europeo y del Consejo de 14 de junio de 2017, sobre la Marca de la Unión Europea el que regula el sistema marcario europeo.

¿En qué consiste una marca comunitaria?

Establece el art. 4 del Reglamento de Marca de la Unión Europea que “Podrán constituir marcas de la Unión cualesquiera signos, en particular, las palabras, incluidos los nombres de personas, los dibujos, las letras, las cifras, los colores, la forma del producto o de su embalaje, o los sonidos, con la condición de que tales signos sean apropiados para:

  1. a) distinguir los productos o los servicios de una empresa de los de otras empresas;
  2. b) ser representados en el Registro de Marcas de la Unión Europea (en lo sucesivo, el «Registro») de manera que permita a las autoridades competentes y al público en general determinar el objeto claro y preciso de la protección otorgada a su titular”

Y es que la marca europea está basada en cuatro principios básicos que la caracterizan, y que son los siguientes:

Principio de unidad:

Una marca de la Unión Europea es unitaria en el sentido de que solo puede solicitarse y concederse para todo el territorio de la Unión Europea. Además, una vez concedida la marca comunitaria, sólo podrá ser cedida, anulada o caducada en relación con todos los Estados miembros de la Unión Europea.

Principio de autonomía de la voluntad:

La marca europea se rige básicamente por la normas europeas y, subsidiariamente, por las normas nacionales de cada estado miembro de la UE. No obstante, hay alguna excepción, en los que las normas nacionales rigen con preferencia respecto de las europeas.

Así, el art. 123 RMUE determina la existencia de Tribunales de Marcas de la Unión Europea, que serán designados por los Estados miembros entre sus propios órganos judiciales. Igualmente, tendrán según el art. 124 competencias en materia de violación y validez de la Marca comunitaria.

Principio de coexistencia:

Este sistema de marca europea debe coexistir con cada sistema nacional de marcas, no prevaleciendo una sobre la otra, esto es, no prevaleciendo una marca UE sobre una marca nacional.

Principio de infiltración

El Reglamento de la Marca de la Unión Europea establece una infiltración entre la marca comunitaria y la marca nacional, en el sentido de que ambas pueden ser permeables.

Algunos ejemplos de este principio pueden ser la posibilidad de reivindicar la antigüedad de una marca nacional en el momento de solicitud de una marca europea, y la posibilidad de transformar una solicitud de marca UE en una marca nacional. (Arts. 39 y 40 del Reglamento de marca de la UE).

Registro Europeo de marcas

La marca europea puede solicitarse ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) en el siguiente enlace: https://euipo.europa.eu/ohimportal/es/. Dicha solicitud de marca comunitaria se puede realizar a través de unos formularios de solicitud también facilitados por la Oficina: https://euipo.europa.eu/ohimportal/es/route-to-registration.

Actualmente, la tasa oficial que se debe abonar para proceder al registro de marca europea son de 850.-€. Por la segunda clase 50.-€ y, por cada clase adicional a partir de la segunda, 150.-€.

Es muy importante tener en cuenta que la tasa oficial deberá abonarse en el plazo de un mes a partir de la fecha en que la solicitud sea recibida por la EUIPO.

 

Fases de registro de marca de la Unión Europea

Una vez presentada la solicitud, comienza el verdadero procedimiento de registro de marca europea y que podemos dividir en las siguientes fases:

Período de examen

La EUIPO revisará exhaustivamente todos los datos incluidos en la solicitud presentada para corroborar que dicha solicitud de marca comunitaria cumple con las directrices debidas. Estos datos pueden ser los del titular, representación gráfica, listado de productos y servicios correctamente definidos, pago de la tasa, la firma, la lengua, etc. También se analiza que la marca no sea descriptiva y que tenga suficiente carácter distintivo.

Si la Oficina detecta cualquier error, así lo comunicará al titular o representante de la marca para que subsane el defecto o presente las alegaciones que estime convenientes. El plazo para presentar este escrito es de dos meses desde la notificación de la comunicación.

Si la Oficina considera que no existe ninguno defecto formal de los señalados anteriormente, la EUIPO publicará la marca.

Período de oposición

A partir de la fecha de publicación, cualquier tercero que considere que la marca europea solicitada no debería registrarse dispondrán de un plazo de tres meses para oponerse.

La Oficina dictará una resolución respecto de la solicitud de marca UE que dará lugar a la finalización del procedimiento de oposición.

Periodo de registro

Se procederá al registro de marca europea cuando no se haya presentado ninguna oposición ni observación de terceros. Dicho registro se publicará y se emitirá un certificado de registro.

Período de recurso

Si cualquiera de las partes se considera perjudicada con la resolución dictada por la EUIPO en el procedimiento de oposición, puede presentar recurso. También el solicitante puede recurrir si la marca de deniega por otras causas. El plazo para la interposición del recurso es de dos meses desde la notificación de la resolución.

CONTESTACIÓN AL SUSPENSO DE MARCAS Y NOMBRE COMERCIALES

suspenso de marca

¿Qué es un suspenso de marca?

La Oficina Española de Patentes y Marcas resuelve suspender una solicitud de marca comercial cuando existen defectos formales o reparos de fondo.  Ambas cuestiones  pueden suponer una denegación de la marca o del nombre comercial.

Así, cuando esto sucede, la Oficina Española de Patentes y Marcas suspende el procedimiento. En esta suspensión se otorga al solicitante de la marca comercial el plazo de un mes para hacer alegaciones. Es decir, subsanar el defecto o defender su marca del reparo de fondo o de la oposición a registro de marca que se ha planteado.

¿Han denegado tu solicitud de registro de marca?

Por consiguiente, el suspenso no significa que hayan denegado tu solicitud de marca o nombre comercial, sino que existe algún reparo que es necesario examinar para decidir si se concede o no la marca comercial.

Es un examinador de la Oficina Española de Patentes y Marcas quien decidirá esta cuestión.

Veamos las causas de suspensión más habituales:

            Defecto formal en el registro de marca

Es lo que se llama un suspenso de forma y, en general, se trata de defectos en la presentación de la solicitud de marca comercial, como por ejemplo:

– falta de pago de las tasas de la OEPM

            – falta de algún dato (omisión de DNI, dirección postal, nombre completo del solicitante….)

– que falte documentación (de autorización al representante, de la representación del logo de la marca comercial, etc.)

En estos casos, basta con aportar y subsanar el error que se haya señalado dentro del plazo. Entonces se levanta el suspenso por la Oficina Española de Patentes y Marcas para continuar con el proceso de concesión de la solicitud de marca comercial.

 

             Oposición a registro de marca

Entramos ya en los llamados suspensos de fondo, que son causados principalmente por:

  1. a) la presentación de una oposición contra nuestra solicitud de marca comercial,
  2. b) por un reparo de oficio que determina la propia Oficina Española de Patentes y Marcas.

            Por lo que respecta a la oposición a registro de marca esto supone que otra persona ha presentado alegaciones a la Oficina Española de Patentes y Marcas.  Con esto lo que se pretende es que la solicitud de marca comercial o nombre comercial sea denegada.  Por lo general, en dichas alegaciones alega que tiene un derecho previo que se va a infringir por esa nueva marca solicitada.

En este caso, en el plazo de un mes desde que se publica el suspenso dictado por el examinador de la Oficina Española de Patentes y Marcas hay que presentar alegaciones que demuestren que la oposición no tiene justificación jurídica. Es decir, hay que contestar al suspenso.

En general, dichas alegaciones que se contienen en el escrito de contestación al suspenso contienen una estructura habitual. Primeramente, se hace un análisis sobre las semejanzas y diferencias entre los dos derechos enfrentados. En segundo lugar se ponen de manifiesto los argumentos jurídicos que fundamentan que no se aplican las prohibiciones alegadas. Por último, se justifica por qué la solicitud de marca comercial ha de ser concedida.

 Escrito de oposición a registro o suspenso de marca

El escrito de oposición se ha de presentar en el plazo de dos meses desde que la solicitud de marca comercial es publicada en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial.

Lo puede presentar cualquier interesado que alegue un derecho o interés legítimo. Por ese motivo se ha de basar en las prohibiciones absolutas o relativas que la ley de marcas establece en los artículos 5 a 10.

Para poder presentar una oposición a registro de marca es necesario que el oponente abone la tasa OEPM correspondiente, que actualmente asciende a 36,78.- €. Siempre que el pago se haga a la Oficina Española de Patentes y Marcas por medios electrónicos.

Las principales causas de oposición son:

– que exista otra marca o nombre comercial anterior igual o semejante para productos o servicios semejantes.

– la existencia de otros derechos previos como los derechos de propiedad intelectual, el nombre artístico de un famoso, los derechos de Denominaciones de Origen, etc.

– la existencia de prohibiciones absolutas que prohíban que la solicitud de marca comercial sea concedida.

            Las observaciones de terceros

Existe una “modalidad” de oposición a registro de marca que se denomina “observaciones de terceros”.  Está reservada para las Administraciones Públicas, asociaciones de consumidores y usuarios, Consejos Reguladores de Denominaciones de Origen y este tipo de organismos. Mientras que en la oposición se pueden alegar prohibiciones absolutas o relativas, las observaciones de terceros sólo se pueden basar en las prohibiciones absolutas.

Estos organismos suelen defender, en general, que la solicitud de marca comercial no infrinja derechos relacionados con la protección al consumidor, las indicaciones geográficas, las Denominaciones de Origen, etc.

             Suspenso de oficio

También existe la posibilidad de que la propia Oficina Española de Patentes y Marcas sea quien presente un reparo de oficio que provoque el suspenso a la solicitud de marca comercial.

            Al igual que en el caso de las observaciones de terceros, la Oficina Española de Patentes y Marcas sólo puede basar la causa del suspenso bien en prohibiciones absolutas, o bien en una incorrecta definición de los productos o servicios.

            La contestación al suspenso de marca

En líneas generales, la forma de defender la solicitud de marca comercial frente a una oposición, observaciones de terceros o suspenso de oficio, es presentando un escrito de alegaciones en defensa de nuestra solicitud de marca comercial.

El plazo legal para ello es el de un mes de que el suspenso ha sido publicado en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial y en contraste con la oposición, no es necesario pagar ninguna tasa. Salvo en caso de hacer modificaciones de forma voluntaria.

La Oficina Española de Patentes y Marcas procede a notificar el suspenso de fondo. En el caso de que la causa hayan sido observaciones de terceros o una oposición a registro de marca, se entrega también copia de las alegaciones del oponente.

De esta manera el titular de la solicitud de marca comercial tiene conocimiento de las razones que sustentan la oposición a registro de marca. Así podrá contradecirlas, impugnarlas y justificar a la Oficina Española de Patentes y Marcas  que existen razones jurídicas para que la solicitud de marca comercial sea finalmente concedida.

 

            ¿Por qué contestar al suspenso de marca?

Por lo general la Oficina Española de Patentes y Marcas denegará la marca si el titular de la solicitud de marca comercial no presenta el escrito de contestación al suspenso. De esta forma,  es muy importante hacerlo, ya que no siempre la oposición a registro de marca está fundamentada. De hecho, en muchas ocasiones la oposición a registro de marca carece de base jurídica y conviene contestar al suspenso.

No obstante, esto es no es una norma absoluta, ya que el examinador de la Oficina Española de Patentes y Marcas tiene el deber de resolver, por lo que aunque no se haya presentado escrito de contestación al suspenso cabe la posibilidad de que no se tenga en cuenta la oposición a registro de marca.

Sin embargo, nuestra recomendación como abogados especialistas en la materia y Agentes Oficiales de la Propiedad Industrial es contestar siempre al suspenso. En caso contrario, el examinador de la Oficina Española de Patentes y Marcas tan solo tendrá una versión del conflicto y desconocerá las razones que existen para acordar la concesión de la solicitud de marca comercial.

            Por tanto, lo mejor siempre es contestar al suspenso y defender la solicitud de marca comercial con fundamentos legales y Jurisprudenciales.

Además, hay que tener en cuenta que si finalmente la oposición a registro de marca provoca su denegación, la Oficina Española de Patentes y Marcas no devolverá las tasas OEPM pagadas en el momento de la solicitud de marca comercial, por lo que el titular perderá dicho dinero.

Abogados para contestar al suspenso de marca

Continuando con el anterior consejo, siempre es preferible, además, que la contestación al suspenso de marca la realice un profesional especializado en Propiedad Industrial, que es la rama del Derecho que se ocupa de las patentes y marcas.

En líneas generales, contar con un profesional especializado va a ayudar a que la oposición a registro de marca sea rechazada. Dicho profesional conoce profundamente la ley y la Jurisprudencia aplicable a este tipo de problemáticas y sabe cómo enfocar la defensa perfectamente. De hecho, en estos casos la doctrina Jurisprudencial, que es la que consolidan los Tribunales es fundamental. De hecho, han sido el Tribunal Supremo y el Tribunal General de la Unión Europea quienes han perfilado los preceptos legales sobre marcas para su correcta aplicación e interpretación. Por tanto, conocer esta Jurisprudencia es esencial.

En Garrido y Doñaque tenemos profundos conocimientos en la materia, ya que nuestro despacho nació en 1957 exclusivamente como una Agencia Oficial de la Propiedad Industrial y desde entonces hemos mantenido esta especialidad con los mejores profesionales al servicio de la defensa de las marcas de nuestros clientes.

No dude en consultarnos al respecto si la solicitud de marca comercial que presentó ha sufrido un suspenso, pues seguramente podemos ayudarle.

 

 

Diana Garrido Jiménez

¿CÓMO ES LA CUSTODIA COMPARTIDA EN LA ACTUALIDAD?

custodia compartida

En los últimos años, los criterios de nuestros Tribunales en relación con la custodia compartida en España han dado un giro muy importante. Produciéndose una adaptación  a la evolución social cada vez más igualitaria entre hombres y mujeres en lo que respecta a las relaciones familiares.

Anteriormente el criterio predominante no estaba a favor de una guarda y custodia compartida. De hecho, en la mayoría de las ocasiones se otorgaba por los jueces una custodia monoparental. Además, era muy común que  en los divorcios o separaciones de mutuo acuerdo, se pactara por los progenitores un sistema de guarda y custodia a favor de uno de ellos. Aunque se acordaban visitas a favor del otro progenitor, incluso muy amplias, se obviaban la posibilidad de custodia compartida.

En realidad esta situación no era más que un reflejo de la sociedad española. Aquella en la que las tareas y responsabilidades familiares recaían sobre la mujer. La madre era la figura que principalmente se encargaba del cuidado de los hijos y del hogar. Por lo que en situaciones de ruptura, se mantenía este mismo patrón.

Sin embargo, en las últimas décadas se ha producido una la evolución social. Este cambio nos ha conducido a una sociedad más igualitaria y justa. Por lo tanto, la realidad social se modificó igualando a ambos progenitores en dichas tareas.

Finalmente tanto las leyes como los Tribunales tuvieron que aproximarse a un sistema de guarda y custodia compartida. Así,  se adaptó el modelo de custodia mucho  mejor con la actual realidad social.

Ley de custodia compartida en España

Para empezar, nos deberíamos preguntar si existe una ley que regule la custodia compartida en España. Lo cierto es que no existe tal ley, siendo la disposición del art. 92 del Código Civil la que sirve de base para regular la custodia compartida estableciendo lo siguiente:

“5. Se acordará el ejercicio compartido de la guarda y custodia de los hijos cuando así lo soliciten los padres en la propuesta de convenio regulador o cuando ambos lleguen a este acuerdo en el transcurso del procedimiento. El Juez, al acordar la guarda conjunta y tras fundamentar su resolución, adoptará las cautelas procedentes para el eficaz cumplimiento del régimen de guarda establecido, procurando no separar a los hermanos.

6.En todo caso, antes de acordar el régimen de guarda y custodia, el Juez deberá recabar informe del Ministerio Fiscal, y oír a los menores que tengan suficiente juicio cuando se estime necesario de oficio o a petición del Fiscal, partes o miembros del Equipo Técnico Judicial, o del propio menor, valorar las alegaciones de las partes vertidas en la comparecencia y la prueba practicada en ella, y la relación que los padres mantengan entre sí y con sus hijos para determinar su idoneidad con el régimen de guarda.

Por otra parte, debemos señalar que en las legislaciones autonómicas que tienen atribuidas competencias al respecto, existen también disposiciones a favor de la custodia compartida, siendo las más importantes el Código Civil catalán de 2010 y el Código del Derecho Foral de Aragón de 2011.

Jurisprudencia sobre la custodia compartida

De todos modos, lo más importante es la interpretación que el Tribunal Supremo ha llevado a cabo en relación con la custodia compartida en España. Así este criterio es de obligado cumplimiento para los Jueces de Familia. La Sentencia de 29 de abril de 2013 determinó dicho criterio jurisprudencial afirmando que la custodia compartida: «debe estar fundada en el interés de los menores que van a quedar afectados por la medida que se deba tomar, que se acordará cuando concurran criterios tales como la práctica anterior de los progenitores en sus relaciones con el menor y sus aptitudes personales;

Señalando que la redacción del artículo 92 no permite concluir que se trate de una medida excepcional, sino que al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea»; doctrina que se reitera en las SSTS 25 de abril , 30 de octubre y 18 de noviembre 2014 , entre otras.

Primará el interés del menor

Además, como precisa la sentencia de 19 de julio de 2013 : «se prima el interés del menor y este interés, que ni el artículo 92 del Código Civil ni el artículo 9 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, define ni determina, exige sin duda un compromiso mayor y una colaboración de sus progenitores tendente a que este tipo de situaciones se resuelvan en un marco de normalidad familiar que saque de la rutina una relación simplemente protocolaria del padre no custodio con sus hijos que, sin la expresa colaboración del otro, termine por desincentivarla tanto desde la relación del no custodio con sus hijos, como de estos con aquel». Lo que se pretende es aproximar este régimen al modelo de convivencia existente antes de la ruptura matrimonial y garantizar al tiempo a sus padres la posibilidad de seguir ejerciendo los derechos y obligaciones inherentes a la potestad o responsabilidad parental y de participar en igualdad de condiciones en el desarrollo y crecimiento de sus hijos, lo que parece también lo más beneficioso para ellos».

Por consiguiente, es el interés supremo del menor el que se analizará judicialmente. De esta forma, se podrá determinar qué régimen de custodia es el más apropiado. Aunque los progenitores no estén de acuerdo, si la custodia compartida es lo que se entiende mejor, será ésta la que acuerde el juez.

¿Son en la custodia compartida los gastos a medias?

Los progenitores tienen el deber de proporcionar alimentos a los hijos menores.  Sin embargo, también a los mayores de edad o emancipados que carezcan de ingresos propios. Esto significa no sólo cubrir sus necesidades de alimentación sino todas aquellas necesarias para su manutención, salud, educación y desarrollo en general. (art. 142 del Código Civil)

Esta obligación alcanza a los progenitores respecto de sus hijos de forma proporcional a su respectivas posibilidades económicas (art. 145 del Código Civil). Cuando se establece un régimen de custodia compartida esta situación no cambia. De esta forma, si las posibilidades económicas son equilibradas al equilibrarse también la asistencia proporcional y compartida a los hijos, la pensión en custodia compartida consistirá en que cada uno de los progenitores asumirá los gastos de sus hijos en los períodos que con ellos conviva y el restos de gastos serán satisfechos por mitad.

Pero, en el supuesto de que las posibilidades económicas de uno y otro sean distintas y exista un desequilibrio entre la fortuna de uno y otro cónyuge, aunque se haya establecido un régimen de custodia compartida se podría establece la obligación para uno de los cónyuges del pago de una pensión a favor de sus hijos con el fin de que éstos no sufran tal desequilibrio y siempre tengan sus necesidades cubiertas con uno y otro progenitor.

Por tanto puede existir pensión en custodia compartida en aquellos supuestos en los que las necesidades de los hijos no se pueden cubrir de forma equitativa por ambos progenitores debido a la existencia de un desequilibrio entre las posibilidades económicas de uno y otro.

Abogados para la custodia compartida

En Garrido y Doñaque defendemos siempre la igualdad entre hombres y mujeres. Nuestra visión es luchar por una sociedad igualitaria que se comprometa con el reparto justo y equitativo de las tareas familiares. De esta forma,  trabajamos para construir una sociedad más justa y más feliz. Por ello nuestra visión y misión es que este tipo de guarda y custodia compartida sea la tendencia preferida por progenitores, hijos y jueces.

De esta forma se alcanzará un consenso que permita obviar las diferencias que siempre surgen en toda ruptura de pareja en beneficio de la felicidad de padres e hijos.

No obstante, las excepciones existen. Por eso, no siempre la custodia compartida es la mejor opción. Esto quiere decir que será necesario examinar cada caso en concreto y estudiar qué es lo mejor para los hijos. A fin de cuentas es su interés supremo el que ha de cuidarse siempre. En otro momento hablaremos de dichas excepciones.